Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Antes de que todo arda

Cántame,
Antes de que todo arda,
ven y cántame esas canciones cursis
esos cánticos de aguaceros
y popurri.

Antes de que el cielo arda
desgaja mis sensaciones en pares
destaza mis dendritas
prepararme con tu voz
para lo que viene
y lo que será

Y una chispa incendió el Valhalla
los campos Eliseos
y Akasha
y las almas danzaron al ritmo
del caos
y los hombres rogaron
a su dios de turno
y los gritos se unieron
a la orquesta final

Antes de que todo arda
escápate conmigo en arpegios
sonidos y silencios
entre luces, sombras y momentos
siente mi mejilla junto a la tuya
y deja que nuestros labios
compartan la ultima bocanada
y el aroma del amor que encendió
el universo.


Randomness #14

El sonido de las chapas al abrirse
el olor a marcador de pizarra
el brillo de las mesas limpias
dentro de una clase vacía
entonces veré
un montón de cuadernos sobre la mesa
un diccionario a medio usar
una carpeta con planes que presentar
Y entonces tendré
una garganta cansada de la rutina
junto a un apostolado sin arrepentimientos
Y querré
un café con tus labios
unas ganas almidonadas
noches agitadas
una felicidad par
conversaciones que han de llegar
y  e pido que cuando me comience a perder
en el pasado
toma mi mano
y mantente conmigo.

Texto #65

Y si, nos hemos dejado
escribiré olvidados
ya que nuestros papeles
se perdieron en las páginas
de algún libro.

Nos hemos dejado,
y creemos que para bien
mis inmadureces regresan a mi
tus maneras quedan contigo,

Hemos dejado la claridad del camino
la luz que alguna vez nos guió se ha
perdido entre la penumbra del futuro
ya dejamos de ser quienes fuimos
y nos disponemos a ser quienes seremos
y en aquel proceso no entran los
otrora tú y yo
los atemporales
esos que miran la lluvia caer
tendidos en el suelo sin que nada los moleste.

La Luna nunca nos vio

-¡Esto no es un motel!
Recuerdo aquel grito de mi madre mientras mi acompañante de esa madrugada y yo salíamos despavoridos del departamento, como dos ladrones escapando de la policía. No entiendo cómo todo salió mal, tampoco recuerdo en que momento de la noche mi amiga entró a mi habitación y comenzó a besar mi rostro. Aquella caricia otrora era el sello de haber pasado algún tiempo juntos muchos veranos atrás, cuando era un joven que poco o nada le importaba el futuro y cuando ella era una chica perdida en el tiempo. Recuerdo cómo sonaban nuestros pies desnudos, que no era la única desnudes presente, cuando golpeaban el frío mármol que retumbaba en el silencio del condominio. Antes de partir no pudimos darnos cuenta de las prendas que habíamos traído, lo bueno es que yo tuve la destreza de ponerme mi bóxer en un abrir y cerrar de ojos, aquella destreza se había perfeccionado por los centenares de veces que despertaba tarde para ir al trabajo y tenía que vestirme en un santiamén, el…