Entradas

Mostrando entradas de 2014

En espera

There he was, waiting on the twilight shroud which could cover even the smallest things. He took a drag and kept on reading peacefuly. The street was flooded by many other beings who were looking for a glimpse of something called happiness. He was just lost in the moment, in the lines that showed no other than himself on another Universe. He was glad, complete and happy. From his floor, the city looked like a little pack of lights, filled with emotions and people wondering around. Among those people, in between those faces, there was one he knew well but that one face, by this time, must have changed and with that change, everything. He continued his cigarrette as the afternoon went by. He was well sure, that face wont come back. Maybe the smiles that were shinning on that face were too strong to make a come back, so it was easier for him to face the other side and carry on. This time, life smiled with a grin. Somebody knocked on the door. He was not waiting that, he didn't expect…

Before Lights

Y recuerdo un cuerpo, si, lo ultimo que recuerdo antes del Blackout es un cuerpo.

-¿Mi cuerpo?

No, para nada. Tú ya estas lejos con otro mapa y otra brújula, tú yaces absorta por los nuevos paisajes y los nuevos caminos que otro continente tiene.

Recuerdo un cuerpo, cabello corto y algo pintado. Recuerdo fríos labios y sencillos besos. Me cuesta creer que a fuera la mañana intentaba sacarnos de la cama donde nuestros brazos y piernas se enredaban debajo del edredón, donde todo lo que existía era lo que estaba en el colchón; ese par de pasados, ese par de desamores, ese conjunto de risas, esa confabulación de destinos. Su extraña voz no hacía eco sino que, tranquilamente, llegaba a mis oídos sin la necesidad de exagerar su tono. Nunca nos miramos, no, la oscuridad nos lo impedía. Lo único que brillaba en ese espacio eran unos numeritos verdes. Supe entonces que ambos andábamos en la necesidad de un cuerpo sin la necesidad de una interacción más allá de lo momentáneo; o, en su defecto, u…

Tendré que...

Imagen
Lo primero que podías a través de la pequeña ventana de la casa naranja era la delgada figura de Gloria bailando al compás de la música. Sin importar las fugases siluetas que iban de un lado al otro interfiriendo con mi campo visual, Gloria se movía majestuosamente y en sus caderas se desataba el caos al que el mundo estaba acostumbrado. Verla bailar así era lo mas cercano a lo mundano, a lo nuevo, a lo desconocido. Lo cierto era que a Gloria la había visto antes de aquella noche. Normalmente compartíamos un cigarrillo o dos en los descansos entre horas. Siempre ingenua, siempre descomplicada, era sencillo entablar una conversación con ella sin la necesidad de transgredir regla alguna. Hablar arrimados a la pared como prueba de que todo tiene que ser sostenido nos permitía saltar de tema en tema con la facilidad y la seguridad de un acróbata de circo. Las risas aprecian espontáneamente y las ocurrencias no dejaban de faltar. Los temas difíciles no eran tratados con delicadeza sino qu…

Art (Cambia, no Todo Cambia parte III)

La cantina comenzó a silbar desesperada. Jirones de insurgentes nubes intentaban existir pero se disipaban al salir de la boquilla. Del largo corredor emanaron pasos acelerados y fuertes que retumbaban en las paredes. Art llegó a la cocina, llevaba una camisa azul y larga, debajo un short blanco. Se dirigió hacia la cantina y giró la perilla apagando el fuego. Buscó en la lacena dos tazas anchas, el tarro de café estaba sobre el mesón, traslado las tazas cerca del tarro. Esto era una especie de ritual que había perfeccionado con los años. Puso dos cucharadas de café en cada taza y algo menos que una pizca de azúcar en ambas. Cuando comenzó a verter el agua hirviendo en la segunda taza escucho pasos.  Este grupo de pasos era mas parsimonioso, mas débil como el latido de un corazón en mal estado que se niega a desaparecer.
-¿Qué haces de pie? -preguntó inquisitiva Art.
No hubo respuesta.
-Te va a hacer mal -advirtió Art.
Los pasos seguían.
Lo vio pasar como un espectro cubierto por una …

Te dejo

Te doy un espacio de mi mente para que habites de los recuerdos me alimentare dejare los pasos pausados, dejare el tedio ataviado pensare en ramos de rosas que jamas te verán
Te doy un espacio de mi mente para que duermas de la memoria viviré comentare que fuiste hermosa y muy inteligente daré limosnas a los mendigos y flores a los muertos
Te doy un espacio de mi mente para que envejezcas de las remembranzasexistiré la luz del sol ya no me toca, no calienta como tu caminare descalzo y romperé espejos para no verme junto a ti
Te doy un espacio de mi mente para que reines de las cenizas de este amor me jactare escribiré las promesas de antaño, dominare el arte del olvido
y reinare junto a ti cuando el telón de esta vida haya caído.

Escatología

La luz caía sobre ambos seres que se miraban con extrema intensidad, con deseo y repudio, con altivez y humildad. Ambos querían correr hacia el otro, dejar a un lado ese delgado espacio negro que los dividía. Guardaban silencio. Él sabia de sobra que siempre a sus invitaciones recibiría un "no" por respuesta; ella sabía de largo que a cada comentario habría un "¿Es en serio?" que la paralizaba. Muy a pesar de esta mala comunicación ambos intentaron expandir el tiempo de vida de algo que caducaría en poco tiempo. Existe una gran posibilidad de que la luz que los baña y permite que ambos se vean poco a poco se extinga, se acabe.

Se siguen mirando, se acarician con la mirada, se golpean con la mirada, se insultan y aman con los ojos pero no se mueven. Ella lleva puesta una sonrisa de sinceridad macabra, de vencedora, de seguridad. Él la mira con cierta suplica, con cierto empeño, con deliberada astucia.

Él toma su guitarra, en un intento funesto de reavivar el fuego q…

Voces

-Arreglen los techos
-Conecten los alambres
-¿Donde esta el ...
-¿Ya llego.....
-Prohibido olvidar ..
-¿Sera...?
-Ahí regresa, ahí viene...
-Despejen la linea
-¡No hay control!
-¡Nos invadeen!
-Perdimos...
-¡Se feliz! ¡Seamos felices en los arrecifes!
-Esa felicidad, no es mi....
-¿Somos eternos.....?
-¡Es ahora! ¡Es nunca!

No Se podía apagar el caos que hacia un eco siniestro en el centro de la habitación. Las voces seguían llegando, fragmentos de entropia atestaban el lugar vacío. Los vidrios retumbaban, la gente estaba ahí sin estarlo. En una esquina del cuarto, con las manos cubriendo los oídos, el capitán del barco se debatía entre morir y pasar al olvido o simplemente apagar la radio y seguir.

La voces cesaron.

Her

Imagen
"It's like I'm reading a book... and it's a book I deeply love. But I'm reading it slowly now. So the words are really far apart and the spaces between the words are almost infinite. I can still feel you... and the words of our story... but it's in this endless space between the words that I'm finding myself now. It's a place that's not of the physical world. It's where everything else is that I didn't even know existed. I love you so much. But this is where I am now. And this who I am now. And I need you to let me go. As much as I want to, I can't live your book any more"

And that's exactly how I know you feel. 


Janus y Bastis (Cambia, no todo Cambia Parte II)

"Tu perfume me arde en los labios"

Me dice Bas luego de haber terminado nuestro cortejo. Enciendo un cigarrillo y ella mi pide otro. Se lo doy, naturalmente. La siento deslizar su cuerpo en el otro lado de la cama. Pero el sentimiento de asco me ha invadido y ella lo sabe, ella lo siente. Le doy la espalda y la pared blanca me mira de regreso. ¿Qué es esto que vivo con ella? Esto es mas que costumbre, es comodidad. Se que puedo dejarla en cualquier momento y se que ella no lo soportaría porque la conozco. Ella es tan lineal, como la literatura norteamericana, como el ingles: I love you, es "te amo" pero aquí lo degradamos hasta un "Te quiero" "te aprecio" bla bla. Siempre me fue sencillo tomar decisiones en ingles, 23 años enseñándolo dejan buenas secuelas. Aunque prefiero mi lengua madre para insultar: "Hijo de puta" "Chucha de tu madre" "cara de verga" Es mas vistoso así. Se saborea cada palabra antes de esculpirl…

Art y Janus ("Cambia, no todo cambia" parte I)

Imagen
-¿Cuando fue la ultima vez que vi a la pequeña?
-Creo que hace mas de 6 años. La he llenado de libros.
-Como debe ser
-Como tiene que ser, es increíble las decisiones que uno toma cuando se pone un atuendo de padre.
-Tengo que reconocer que has cambiado, tienes un semblante lleno de ojeras y un par de canas asoman sobre tus orejas. Tienes ese tono de voz tan característico de padre chocho y a la vez de alguien que aun tiene miedo. Todavía eres esa mezcla absurda de lo certero con lo incierto. La barba ya se ha espesado, Janus.
-¿Sera? Si, me siento diferente. Mis pulmones se hinchan más, mi mirada se agudiza. -respondió Janus- Es estar en alerta siempre aunque Lina sea una chica introvertida. Entenderás que el cuidado y la atención de parte de Bastis y mía es perpetua.
-Por lo mismo aquello no es para mi
-La hubieras visto un día, Art, sobre su cama erigió una especie de fuerte con almohadas y sabanas, en el centro estaba ella leyendo Harry Potter y la Cámara de los Secretos con una l…

Randomness2 #1

Honestamente, no pretendo que entiendas
esta mente cuadrada que pretende pi
ya que no tiene mas que trabas y silencios
y
si en algún momento te parece incorrecto
puedes volar
alto
lejos
por el firmamento.

Dos

Se despertó aquella mañana lluviosa. Hubiese sido sencillo confundir los tiempos del día debido a que estaba todo tan oscuro que asegurar que eran las cinco de la tarde hubiese sido la respuesta correcta. Era las ocho y al gente ya llevaba una hora de trabajo, el turno en el hotel había sido relevado, algunos buses recorrían la ciudad por tercera vez, los desayunos, con dificultad, eran dispensados en las esquinas que tenían los kioskos verdes y de esa manera la gente contribuía al sentido de sociedad. Hacía bastante frío ya para encontrar calor extendió su brazo a su derecha donde un cuerpo debería de estar esperándolo pero se topo con el vacío. No le sorprendió. Aquel carnaval de sonrisas y caricias de antaño debía terminar en algún momento y el momento era ese. Volvió a ser él en la calle, él en la vereda, él en un cubículo cualquiera y ella la lejana, la efímera, la pasante. Se conocían bien y aquel fin de semana fue como 15 años atrás.

Se acomodó en el centro de la cama y cerró l…

Tengo miedo

Tengo miedo de que al mirarme al espejo me vea mas viejo
pero la vejez no es algo que me asuste
pero si una vejez a tu lado
si ahora soy jodido imagínate luego
te des invito a imaginarme

Tengo miedo de que al mirarme al espejo me vea tonto
preguntando estupideces que te hartaran
diciendo cosas sin sentido
haciéndote quedar mal frente a la gente
entonces encierrame

Tengo miedo de que al mirarme al espejo me vea extraño
no reconocer a ese ser que supo conquistarte
ni ver a ese tipo que quizás pudo contigo
ocultando del reflejo lo que hasta cierto punto es cierto
que detrás de cada capa de pendejadas
que detrás de cada arruga actualizada
aun esta ese que
después de todas las circunstancias
pudo contigo.

Kepler-186f

Imagen
Cuando me hablaron del rapto pensé que seria justo y preciso. Desde niño pensé que una rayo de luz caería del cielo hacia la persona y esta se elevaría a los cielos pero no fue así. A mis 8 años anunciaron el descubrimiento de un planeta con las mismas condiciones que el nuestro y, honestamente, sentí miedo. ¿Alguien mas vivirá ahí? ¿Cuantas lunas y planetas habrán? ¿Cuanto durara la noche? ¿Como harán para comunicarse con nosotros? ¿Sera un lugar agradable para vivir? ¿Como se dividirán los continentes? Varias fueron las inquietudes que, a esa edad, mi pequeña mente comenzó a generar. Las dos primeras respuestas vinieron casi al año. El planeta, aparentemente, estaba inhabitado, vacío. ¿Y si integrábamos nuestros animales? ¿Se adaptarían? Pero para todo eso tendrían que enviar especialistas geologos, ecologos, botánicos, zoologos, biólogos marinos, centenares de especialistas. Todos fueron enviados a mis 10 años. Les tomaría exactamente 5 años llegar allá, era un ticket de ida así qu…

Intento # 8

Me gustas, sí, pero no es para tanto quizás en tus actos se refleje ese que, innesesariamente, evito ser, quizás en tu mirada se refleje una versión sonriente de mí, quizás me gustas porque eres diferente a mí, y en la diferencia está el gusto, y en el gusto está la satisfacción y en la satisfacción estas tú.
Me gustas, sí, pero no me dejes exagerar, no dejes que te idealice como lo hace la gente, déjame sentirte tan humana en mis brazos y, al mismo tiempo, tan circunstancialmente salvaje, déjame vivir con tu aliento en la memoria, con tus marcas en mi piel. Dicta sentencia en mis labios y yo en los tuyos no pediré indulgencias.
Me gustas, sí, pero no caigamos en lo monótono, no dejemos que la rutina nos corroiga, ni lo cotidiano se haga baladí; propongo festividades en cada poro, en cada esquina, en cada centímetro de tu piel, propongo que todos los días sean feriado que todas las noches de baile y que nunca salgamos de la cama, de las sábanas, de los cuerpos.
Me gustas, sí, pero dejemos de escribirlo, mejor…