Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Old Time Blues

La única razón por la que acepté verme con Alfredo fue porque de una u otra manera teníamos que arreglar un asunto pendiente: Lyra. Quedamos en vernos en el café de la calle principal, en términos espaciales era el más cercano para ambos. Creo en la lealtad de la gente, en su lado bueno y racional. En varias ocasiones, por ver algo que no estaba ahí mi cara de pendejo ha salido a relucir. Sin embargo, cada mala jugada de estas personas ha traído algo bueno, una nueva oportunidad para seguir adelante. Fue en estas bifurcaciones donde Lyra apreció. Se me acercó una noche, en una fiesta de un amigo que teníamos en común. Ella me confesó que le gustaba mi look de señor serio, con camisas de cuello duro y botones, yo le dije que, muy aparte de haber sido la segunda mujer que se me acercaba, ella tenía la carcajada más escandalosa que se puede llegar a tener. De hecho la había escuchado reír un par de veces a lo lejos y mi primer pensamiento fue “¡qué linda sonrisa!” y era verdad. De todas…

Fake

Poco él sabía que lo que le intrigada a ella era tan solo una pantomima que se decantaba en pena. Sin embargo, mientras sus menudas manos aprisionaban las suyas aquel pensamiento veraz se esfumó de su cabeza. Muy fácil es olvidar la vicisitud cuando el cielo abre sus puertas en los ojos de alguien más. Y son los ojos los primeros en fallar cuando intentamos ver la realidad. Es un poco laborioso trazar una linea que divida lo verdadero de lo que jamas podrá ser, muchos los hacen, y les va muy bien, pero otros, como Julio Collantes a sus casi 40, les termina siendo un dolor que tardará en ser olvidado. Rose Anderson devoraba con la mirada cada parte que Julio había construido de él, o que el tiempo dejó de él. Ya no tenía el perfil aristócrata que caracterizaba a su familia ni la piel bronceada de la que en alguno momento gozó cuando escaparse a la playa era el acto de rebeldía mas grande que se podía cometer sino que tenía la piel algo salpicada por el hígado y bastante tersa, como una…