Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

Vitruvio

Me encontraba solo en un cuarto lúgubre y tétrico, con estanterías llenas de libros de un lado y de otro todo tipo de líquidos, cuerpos extraños y polvos en varios viales de todos los tamaños y formas, tapados con gruesos pedazos de corcho.  Un frasco contenía un polvo rojo que al agitarse se perdía su color, uno mas delgado que tenía varios cabellos negros, otro mas redondo tenía pupilas de todos los colores. Mas abajo de los viales y frascos, habían dos masas homogéneas en forma de esferas. Entre las estanterías había un escritorio y encima varios gráficos y dibujos en hojas de diferentes colores pegadas en la pared. Sobre el escritorio, o sea frente a mi, había un libro muy grueso con un Anj estampado sobre el cuero, el cuero parecía estar muy viejo y daba la impresión de que si se lo tocaba se descamaría entre mis dedos, las hojas eran de un color café claro con pequeñas letras negras. Habían lamparas de aceite que iluminaban toda la estancia.  En la pared que estaba a mi derecha …

Cara mia

Song on the Beach - Photograph Y eramos dos, recluidos en recoveco fuera de esta realidad. Las voces de las personas eran un murmullo distante, los pitos de los automóviles se disipaban en silencio. Las miradas hablaban de lo que es y fue, los labios sellaban las palabras que antes se dijeron y que ahora se guardan con recelo, las manos no soltaban el momento, y el café con cigarrillos eran los infalibles compañeros. Murmullos adornaban la noche, las luces de la ciudad conflagraban a los deponentes del clandestino encuentro. No había necesidad de apresurar el resultado ultimo de las cosas y acaso la ansiedad no conquistaría cada espacio donde habita la paciencia, el recato, la paz. 
Un pequeño click soltó una melodía de piano cayó como cascada sobre cada uno de nuestros pensamientos que con velocidad danzaron en cada nota, en cada ausencia, en cada proximidad. El ruido del mundo no alcanzaba a elucubrar un momento tan bello. Las corcheas no necesitan compañeros, las negras añoran un s…